Guipuzcoa

Guipúzcoa (en euskera, y oficialmente,​ Gipuzkoa) es una provincia española y territorio histórico de la comunidad autónoma del País Vasco. Su capital es San Sebastián. Limita con el departamento francés de Pirineos Atlánticos por el noreste, Navarra al este, Vizcaya al oeste, Álava al suroeste y el golfo de Vizcaya al norte. Se halla situada en el extremo este del mar Cantábrico, en el golfo de Vizcaya, entre los 42º 53' 10" y los 43º 23' 45" de latitud norte y entre 1º 43'... 45" y 2º 36' 7" de longitud oeste de Greenwich.
Posee 66 km de costa.
Su área de 1.997 km2 la hace la provincia más pequeña de España. La provincia cuenta con 88 municipios y una población de 707.298 habitantes (2015),4​ de los cuales más de la mitad viven en el área metropolitana de San Sebastián. Aparte de la capital, otras ciudades importantes son Irún, Rentería, Éibar, Zarauz, Mondragón, Tolosa, Fuenterrabía, Pasajes, Beasain, Zumárraga y Oñate.
Su clima atlántico le da un color verde intenso a esta tierra con una mínima oscilación térmica, mientras que el mar Cantábrico pone el color azul a un paisaje atractivo para los turistas. Guipúzcoa es el territorio vasco donde más extendido se encuentra el euskera entre la población.
En Guipúzcoa, al igual que Álava, pasó a formar parte del reino de Castilla en 1200. En este caso el rey castellano usó una estrategia contraria a la alavesa y, en lugar de asegurarse la lealtad de la nobleza, se aseguró la lealtad de la población que estaba sometida a la nobleza, de ahí que los reyes castellanos crearan numerosas villas (aldeas donde el alcalde tenía jurisdicción civil y penal). Así pues, en solo 30 años los reyes de Castilla crearon más de cuatro villas.
No hay constancia de que haya habido acuerdo entre los señores de Guipúzcoa y el rey castellano. Este asunto ha sido muy debatido sin que se haya llegado a poder definirlo fehacientemente. Según las capitulaciones de 1200 los guipuzcoanos pasaban a ser vasallos del rey de Castilla integrándose voluntariamente. Hay otra versión que señala que Guipúzcoa se confederó a Castilla por lo que sus habitantes no eran vasallos reales.​
Los marinos guipuzcoanos y vizcaínos, integrados junto a sus vecinos cántabros en la Hermandad de las Marismas, mantuvieron relaciones comerciales con Flandes y tuvieron constantes enfrentamientos con los comerciantes de Bayona, llegando muchas veces a saqueos y enfrentamientos armados. El poder de esta hermandad era tal que se permitían establecer pactos con los reyes de Inglaterra.


 





No hay comentarios:

Publicar un comentario