Mi tierra vasca

Mi tierra vasca

lunes, 5 de junio de 2017

Eduardo Chillida creó en 1975 los elementos que componen el grupo escultórico, que fue instalado hace 40 años en San Sebastián. Contó para ello con la ayuda de varios artistas de este taller.

viernes, 14 de abril de 2017

Arriaga, Juan Crisóstomo de (1808-1826).


Músico español, nacido en Bilbao el 27 de enero de 1808 y fallecido en París el 17 de enero de 1826.
Desde niño manifestó gran disposición para la música por lo que su padre, que había sido organista en su juventud, le dio sus primeras lecciones. Más tarde estudió con el violinista Fausto Sanz y pronto comenzó dar pequeños recitales de este instrumento en las reuniones que tenían lugar en los domicilios de Eladio Villalbaso, la familia Mazarredo o el acaudalado mexicano José Luis de Torres, que residía en Bilbao. A él dedicó Arriaga su primera obra, el octeto Nada y mucho, que debe su título al primer verso de una cuarteta escrita por el padre de Arriaga.             

Su primera obra considerada “seria” la compuso a los 12 años. Se trata de la Obertura para sexteto de cuerda, flauta, dos clarinetes y dos trompas dedicada a la Academia Filarmónica de Bilbao. En 1820 se estrenó con gran éxito en Bilbao su ópera Los esclavos felices, sobre libreto de Luciano Comella. Al año siguiente Arriaga se trasladó a París animado por su padre, que confió en sus grandes dotes musicales. Allí fue protegido por el vizcaíno Cirilo Pérez de Nenín, amigo de la familia Arriaga.

Ingresó en el Conservatorio de París para estudiar violín con Baillot y armonía y contrapunto con Fetis, quien enseguida supo apreciar su enorme talento y por ello le incluyó en su Biographie Universelle des Musiciens et Biographie Générale de la Musique.

Sus progresos fueron tan rápidos que al cabo de dos años ganó el segundo premio en contrapunto y fuga y fue nombrado repetidor de una de las clases en 1824. Ese mismo año publicó la única obra que pudo ver editada en vida, sus Tres cuartetos de cuerda, que le hicieron situarse como la principal figura de la música de cámara española del momento.

Sus primeras obras eran de estilo italiano, pero pronto se pudo observar en su música un cierto afrancesamiento, así como la puesta en práctica de los conocimientos adquiridos en París, que se tradujeron en su excelente manejo de los elementos contrapuntísticos y en su escritura elegante y correcta. Una de sus principales innovaciones formales fue el empleo de movimientos en forma rondó.

Entre sus composiciones destacan la Sinfonía en re menor, las cantatas para voz y orquesta Erminia, Edipo y Medea y los Tres Estudios o Caprichos para piano. Su producción religiosa está formada por una Misa a cuatro voces, un Salve Regina, un Stabat Mater y la fuga a ocho voces Et vitam venturi, que fue calificada como obra maestra por Cherubini, en aquel momento director del Conservatorio de París.

Arriaga fue enterrado en una fosa común del cementerio parisino de Montmartre y su producción musical fue olvidada durante varias décadas hasta que, a finales del siglo XIX y debido al surgimiento del nacionalismo musical, su obra fue recuperada y divulgada de nuevo gracias a uno de sus descendientes, Emiliano Arriaga.

En enero de 1885, en el Salón Romero de Madrid se estrenó su Cuarteto en Re con Jesús de Monasterio al primer violín. A partir de ese momento se le consideró “el mozart español”, se le dio su nombre al principal teatro de Bilbao y se reeditaron sus obras.
Fuente:





Tenor guipuzcoano nacido en San Sebastián en 1921. Fallecido en la misma ciudad el 20 de febrero de 2012.Ingresó como tiple en la Escolanía de los Padres Carmelitas y dos años más tarde pasó a la Escolanía de la Parroquia de San Vicente de su ciudad natal. En 1938 pasó a formar parte del Orfeón Donostiarra del que fue solista en numerosas ocasiones y donde permaneció doce años.
Fue galardonado con el Premio Nacional de Interpretación del Ministerio de Turismo en 1959 y en 1993 el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife le entregó el diploma al Mérito Ciudadano.
Realizó su debut profesional en el Teatro Victoria Eugenia de Donostia-San Sebastián cantando La damnation de Faust de Berlioz con el Orfeón y la Orquesta Nacional de España dirigida por Freitas Branco.

Posteriormente cantó en la Quincena Musical de San Sebastián, Teatro Calderón de Valladolid, Buenos Aires de Bilbao, Cervantes de Málaga, Lope de Vega de Sevilla, Liceo de Barcelona, Festival de Santa Cruz de Tenerife títulos como Le roi David de Honegger, el Retablo de Maese Pedro de Falla, Mendi-Mendiyan, La llama, Las golondrinas de José Mª Usandizaga, Otello de Verdi, Caballería Rusticana de Mascagni, Fausto de Gounod etc.
Entre sus actuaciones más significativas cabe destacar: Fausto en el Teatro Cervantes de Málaga en 1955 junto a Pilar Lorengar, Manuel Ausensi y Antonio Campó; Otello junto a Mario del Mónaco en Donostia-San Sebastián; las reposiciones junto a José Tamayo de algunas de las zarzuelas más importantes como Doña Francisquita para la inauguración del teatro de la Zarzuela; Luisa Fernanda con Dolores Pérez(Lily Berchman) y Conchita Balparda, Bohemios con Ana Mª Loaría y Pan y toros versión de Pablo Sorozabal con Marta Santaolalla, Teresa Tourné y Renato Cesari.

En 1957 hizo su presentación en el teatro Campos Elíseos de París con la Orquesta de la Sociedad de Conciertos del Conservatorio dirigida por Ataulfo Argenta y entre sus actuaciones destaca su interpretación del Retablo de Maese Pedro en Roma junto a la Orquesta de la Academia Santa Cecilia de Roma.

Asimismo Carlos Munguía ha ofrecido recitales de ópera y zarzuela por numerosas salas de concierto de España al tiempo que ha formado parte de la Compañía de César Mendoza-Lasalle y de la del Teatro de la Zarzuela.

De entre las más de cuarenta grabaciones que ha realizado, resulta especialmente significativa su colaboración con el director Ataulfo Argenta con el que grabó: El retablo de Maese Pedro de Falla; La alegría de la huerta de Chueca; Los claveles de Serrano, La tempestad de Chapí; Don Gil de Alcalá de Penella; Doña Francisquita de Vives; La boda de Luis Alonso y El baile de Luis Alonso de Jiménez; La Dolorosa y Los de Aragón de Serrano; El barquillero de Chapí; La Dogaresa de Millán, La Canción del olvido de Serrano, Los cadetes de la reina y Molinos de viento de Luna; El maestro Campaone de Mazza; La bruja de Chapí; Jugar con fuego de Barbieri; El caserío de Guridi, Los gavilanes de Guerrero; La viejecita, El dúo de la africana, Gigantes y cabezudos de Fernández Caballero; Moros y cristianos de Serrano; La patria chica y El rey que rabió de Chapí, El asombro de damasco de Luna; El cantar del arriero de Diaz Giles, Luisa Fernanda de Moreno Torroba; El barberillo de Lavapiés de Barbieri; La del soto del parral de Soutullo y Vert; Bohemios de Vives; La Alsaciana de Guerrero; Las golondrinas de Usandizaga y El anillo de hierro de Marqués.
También ha grabado canciones en euskera y canciones regionales españolas.
Fuente:





Canción vasca compuesta por Jose María Iparraguirre (1820 - 1881), poeta y músico español. Tuvo una vida bohemia y aventurera que le sirvió para que le apelaran de bardo, imagen que apoyaba con una inseparable guitarra y la improvisación de cantos y versos.
Su obra, escrita mayoritariamente en euskera (aunque también escribió en español, francés, inglés e italiano), recoge algunas de las canciones más significativas y populares de la actualidad en Euskal Herria.
 A los 14 años se escapó de la casa de sus padres, en Madrid, para alistarse en las filas carlistas, en el primer batallón de Guipúzcoa. Fue herido en una pierna en la batalla de Arrigorriaga (1835), cuando tenía tan sólo 15 años, y después se incorporó a la compañía de alabarderos de D. Carlos.
Terminada la guerra, cuando tenía 19 años, se marchó al exilio, sumándose en 1848 a los revolucionarios franceses que derrocaron la monarquía de Luis Felipe de Orleans. Pero, cuando Napoleón III dio el golpe de estado, Iparraguirre fue expulsado de Francia por subversivo y recorrió media Europa con una compañía teatral para ganarse la vida.

En 1853 se acogió a un indulto y volvió a España. Desterrado también del reino durante dos años, regresó a Guipúzcoa, pero enseguida se exilió en 1858, ésta vez, a Buenos Aires. En 1859, se casó en Buenos Aires con la guipuzcoana María Ángela de Querejeta, con la que vivió en Uruguay y tuvo ocho hijos, dos varones y seis mujeres. En 1877, regresó a España dejando a su familia en América.

lunes, 27 de marzo de 2017



Euskadi, un universo verde donde perderse. Así es Euskadi, un lugar ideal para desconectar. La comunidad autónoma conserva una identidad rural propia.
Históricamente ha estado ligado al mundo de la ganadería al pastoreo y la agricultura. Y gracias a su clima ofrece un paisaje verde a lo largo de todo el año.
Biografia de Aita Donostia

  Jose Gonzalo Zulaika Arregi (Aita Donostia) nació el 10 de enero de 1886 en San Sebastián. Tercero de diez hermanos, con 6 años comenzó sus estudios en el Colegio de los marianistas de Donostia. Desde niño demostró sus habilidades musicales por lo que a los 8 años sus padres le inscribieron en clases de solfeo y violín debido a el interés que mostró desde el principio por el citado instrumento. - Fuente:



Natural de San Sebastián, donde nació en 1534. Su nombre completo era Miguel de Oquendo y Domínguez de Segura. Se alistó a la Marina con sólo quince años, dedicándose al comercio con América y Europa. Siendo alcalde de su ciudad, continuó con sus negocios en Andalucía, lo que le proporcionó gran fortuna.

En 1575, participó con una nave de su propiedad en la jornada de Orán. Su pericia marinera y su valor fue recompensada por el rey Felipe II que le asciende a general de Marina en 1577.

Se le encomendó el mando de la Escuadra de Guipúzcoa, compuesta de diez navíos, para el bloqueo de Lisboa en 1580.

En 1582, participó como capitán general de la Escuadra de Guipúzcoa en la batalla de la Isla Tercera (San Miguel de Azores) a las órdenes de Álvaro de Bazán, cuyo núcleo de naves eran de Guipúzcoa. Su objetivo era el localizar la escuadra francesa de Prior de Crato, comandada por Felipe Strozzi, y apoyar a las naves almiranta y capitana de la flota española de Álvaro de Bazán que serían la vanguardia del ataque. En esta batalla hizo rendirse al almirante francés, poniendo sobre la nave su bandera real española y apoderándose de la enemiga como trofeo.

En 1583, tomó parte en el desembarco y conquista de la Isla Tercera, cuya principal misión era la de reconocer el lugar más idóneo para efectuar el desembarco.

En 1588, junto a Juan Martínez de Recalde, fue nombrado teniente de la Gran Armada "Invencible" para complementar los pocos conocimientos marineros del duque de Medina Sidonia. Su nave fue incendiada y tuvo que abandonarla. En el regreso de esa desastrosa jornada, falleció en la mar en la misma boca del puerto de Pasajes.

Una de las causas del desastre, que para nada fue una derrota, fue no proceder a atacar a los ingleses en Plymouth, como habían sugerido Recalde y Oquendo.

En la Armada "Invencible" fue una de las figuras marítimas más notables, mereciendo que por su mérito se dijese "que mostró tal valor que a la fama hizo envidiosa".